Seguidores

viernes, 9 de enero de 2009

EL QUE PIERDE ERES TU

A veces creo que de verdad estoy loca,
te descubrí cuando me mentías,
no era la única a quien decías que querías
por eso decidí alejarme
por eso vuelvo a mi vida
y eso me duele hasta lo más profundo de mi alma.

Cada mañana me repito
que yo sola me basto para quererme
que no te necesito
que sigas tu camino
Y que gracias por lo que crecí contigo

Pero Dios!!! Como me duele verte todos los días,
seguir firme, no hablarte, no acercarme, no tocarte.
¿Qué pasa? ¿Por qué hoy no sonríes?
Sabes bien que no me gustas cuando no sonríes
le falta luz a tu mirada,

Claro que se me antoja que abrazados viéndonos a los ojos
me platiques lo que te pasa.
Pero no puedo dejar de pensar que es una táctica más
que ahora que ya no me sientes segura
quieres tenerme segura y enamorada de ti.

Pero debes saber que No,
esta ocasión no voy a caer,
y aunque me duela el corazón,
Voltearé hacia otra parte
Seré fuerte y firme

Te di todo mi corazon,
te di mis mañanas,
mis noches,
mis sueños,
mis anhelos,
me entregué completa
no supiste valorarme

Así estoy
amándote y olvidándote
esto ya pasará
voy a ver la luz de nuevo
porque soy grande
créeme que aunque hoy me duela se que me voy ganando
porque te di mi corazón completo
EL QUE PIERDE ERES TU

3 comentarios:

Verbo... dijo...

Creo que pierde
el que no supo valorar.

M.

Maria Varu dijo...

Sí amiga él perderá, pero tú también pierdes, también algo de ti se pierde, ya sea una ilusión, unas esperanzas puestas, el amor entregado, sentido, vivido...
Dime ¿cómo se está amando y olvidando?
Es un camino la vida y los tropiezos suelen dejar heridas, las del amor dejan cicatrices. Ahora aún hay amor en tu sentir, pero has descubierto que a quien se lo diste no lo merece... eres fuerte y es esa fortaleza la que te permitirá curar tus heridas, pero necesitas tiempo... ¡acéptalo así! el tiempo adormecerá el dolor de esa herida que hoy sangra.
Te deseo que esa fortaleza no decaiga, tus palabras me inspiran que hay seguridad en ti.
Un abrazo Mag

Maria

STEVE dijo...

A veces no merecemos lo que otras personas nos dan. A veces nos da miedo ver lo que otras personas nos dan. A veces nos reimos de lo que otras personas nos dan... Pero, salvo que sea un monstruo, él también sufre por la oportunidad perdida.

Tu te curarás. Probablemente él no. Y se lo habrá buscado.

Un beso